Comentarios Iniciales del Presidente Trump y la Primera Ministra May


La Casa Blanca

Oficina del Secretario de Prensa

Para publicación inmediata

27 de enero de 2017

Presidente Donald J. Trump: “Muchísimas gracias.  Me siento honrado tener aquí a la Primera Ministra Theresa May para nuestra primera visita de un líder del extranjero.  Es nuestra primera visita, entonces – es un gran honor.

La relación especial entre nuestros dos países ha sido una de las grandes fuerzas en la historia por la justicia y por la paz.  Y, por cierto, mi madre nació en Escocia – Stornoway – lo cual es la auténtica Escocia.

Hoy, los Estados Unidos restablece nuestro vínculo profundo con Bretaña – militar, fiscal, cultural y político.  Tenemos uno de los grandes vínculos.  Prometemos nuestro apoyo constante a esta relación tan especial.  Juntos, los Estados Unidos y el Reino Unido son un ejemplo de la prosperidad y el imperio de la ley.  Es por eso que Estados Unidos respeta la soberanía de la gente británica y su derecho de autodeterminación.  Una Bretaña libre e independiente es una bendición al mundo, y nuestra relación jamás ha estado más fuerte.

Estados Unidos y Bretaña entienden que los gobiernos deben responder a la gente que trabaja día a día, que los gobiernos deben representar a sus propios ciudadanos.

Señora Primera Ministra, estamos deseando trabajar en estrecha colaboración con ustedes mientras que fortalezcamos nuestros lazos mutuos en el comercio, el negocio y los asuntos exteriores.  Grandes días nos esperan para nuestras dos ciudadanías y a nuestros dos países.

En nombre de nuestra nación, le agradezco por reunirse aquí con nosotros hoy.  Sinceramente es un gran honor.  Muchísimas gracias.”

Primera Ministra Theresa May: “Bueno, muchísimas gracias, Señor Presidente.  Y puedo empezar diciendo que es un gran placer poder estar aquí hoy.  Y gracias por invitarme tan pronto después de su toma de posesión.  Y estoy encantada de poder felicitarle en lo que fue una increíble victoria en la elección.

Y, como dice usted, la invitación es un indicio de la fuerza e importancia de la relación especial que existe entre nuestros dos países – una relación basada en los vínculos de la historia, de la familia, la amistad y los intereses compartidos.  Y como otra señal de la importancia de esa relación, hoy he podido comunicar el deseo de su Majestad la Reina de que el Presidente Trump y la Primera Dama hagan una visita al Reino Unido más tarde en este año.  Y estoy encantada que el presidente haya aceptado esa invitación.

Entonces, hoy hablamos sobre algunos temas y hay mucho en el cual coincidimos.  El Presidente ha mencionado la política exterior.  Estamos hablando sobre cómo podemos colaborar aún más estrechamente para enfrentarnos a y derrotar a Dáesh y a la ideología del extremismo islámico dondequiera que se encuentre.

Nuestras dos naciones ya dirigen los esfuerzos para enfrentarnos a este reto, y estamos avanzando a medida que Dáesh está perdiendo su territorio y a sus guerreros, pero necesitamos redoblar nuestros esfuerzos.  Y hoy, hablamos sobre cómo lo podemos hacer mediante una profundización de la cooperación de inteligencia y seguridad e, importantemente, con un reforzamiento de nuestros esfuerzos en contrarrestar a Dáesh en el ciberespacio.  Porque sabemos que no podemos erradicar esta amenaza hasta que derrotemos a la idea – a la ideología que hay detrás de ella.

Nuestras charlas continuarán después.  Estoy segura que hablaremos sobre otros temas – Siria y Rusia.

Acerca de la cooperación en defensa y seguridad, estamos unidos en nuestro reconocimiento de la OTAN como el baluarte de nuestra defensa colectiva.  Y hoy, hemos reafirmado nuestro firme compromiso con esta alianza.  Señor Presidente, creo que usted dijo – usted confirmó su apoyo a la OTAN al cien por ciento.  Pero también estamos hablando sobre la importancia de que la OTAN siga garantizando que está tan equipado para luchar contra el terrorismo y la guerra cibernética como lo está para luchar contra formas de guerra más convencionales.

Y yo he acordado a continuar mis esfuerzos en animarles a mis compañeros, los líderes europeos, a seguir hasta el final con sus promesas de gastar un dos por ciento de sus PBI (en inglés GDP) en la defensa para que la carga esté compartida más equitativamente.  Es solamente con la inversión apropiada en nuestra defensa que podemos asegurar que estamos adecuadamente equipados para enfrentarnos con nuestros desafíos comunes.

Y finalmente, el Presidente y yo hemos mencionado la cooperación económica y el comercio del futuro.  El comercio entre nuestros dos países ya vale más de 150 billones de libras por año.  Estados Unidos es la fuente principal de inversión extranjera en el Reino Unido, y juntos tenemos aproximadamente un trillón de dólares invertidos en nuestras economías.  Y la relación de defensa entre el R.U. y los EE.UU. es la más amplia, la más profunda y la más avanzada de cualquier dos países que comparten herramientas y conocimientos militares.  Y creo que el Presidente y yo estamos ambiciosos por construir esta relación para cultivar nuestras respectivas economías, y proveer trabajos altamente cualificados y remunerados del futuro para los obreros a lo largo de Estados Unidos y a lo largo del R.U.

Y entonces estamos hablando sobre cómo podemos establecer un acuerdo de comercio, avanzar charlas inmediatas de alto nivel, hacer el trabajo preliminar para un acuerdo de comercio entre el R.U. y los EE.UU., e identificar las medidas prácticas que podemos tomar en este momento para permitir que las empresas de ambos países comercien y negocien más fácilmente, el uno con el otro.

Y estoy convencida de que un acuerdo de comercio entre los EE.UU. y el R.U es de interés nacional de ambos países y que consolidará la relación crucial que existe entre nosotros, particularmente mientras que el R.U. salga de la Unión Europea y estire los brazos hacia el mundo.

Creo que las charlas de hoy forman un momento significativo en el desarrollo de la relación entre el Presidente Trump y yo.  Y estoy deseando seguir trabajando con ustedes mientras que sigamos hasta el final con las promesas de libertad y prosperidad para toda la gente de nuestros respectivos países.