Las observaciones del presidente Trump en la Presentación del Boeing 787 Dreamliner Avión


17 de febrero de 2017

La compañía Boeing

Charleston del Norte, Carolina del Sur

 

1:31 p.m. EST

EL PRESIDENTE: Gracias, Dennis. Tengo que decir que me encanta Carolina del Sur. Me encanta.

Recuerden que ya estuvimos aquí, todos juntos, vinimos, y pensábamos que este iba a ser un lugar muy difícil de ganar, pero ganamos, con una victoria aplastante. Fue una gran victoria (aplausos). Así que quiero agradecer a la gente del Carolina del Sur y a su gobernador – un hombre estupendo. Él nos apoyó desde el principio. Así que quiero agradecer al gobernador McMaster por su increíble trabajo. Él está aquí, en algún lugar. Muchas gracias. Usted ha sido fantástico.

Y tengo que decir, también, que este es un avión hermoso (aplausos). Felicitaciones a los hombres y mujeres que lo han construido. Qué asombrosa obra de arte, una asombrosa pieza de trabajo.

Gracias, Dennis, por la invitación para estar con ustedes el día de hoy. En los viejos tiempos, cuando hice este discurso, me pagaron mucho dinero. Ahora tengo que hacerlo por nada (risas y aplausos). No es un buen negocio, pero está bien. Nos encanta.

Es maravilloso estar en Carolina del Sur otra vez, especialmente con su nuevo gobernador, ¿dónde está Henry? Él está aquí en algún lugar, ¿dónde está él? Póngase de pie, Henry. Estoy orgulloso de usted. Él nos ayudó tanto (aplausos).

Quiero agradecer a la exgobernadora, Nikki Haley, quien está haciendo una buena labor por nosotros (aplausos). Ella está representando muy bien a los Estados Unidos como nuestra embajadora en las Naciones Unidas. Está haciendo un gran trabajo. Es pronto, pero ella ha sido excelente.

Estamos aquí hoy para celebrar la ingeniería y la manufactura estadounidense. También estamos aquí hoy para celebrar trabajos (aplausos). Este avión, como ustedes saben, fue fabricado aquí, en el excelente estado de Carolina del Sur. Nuestra meta como nación tiene que ser: depender menos de las importaciones y más de productos creados aquí en los Estados Unidos (aplausos).

Es increíble pensar que hace un poco más de 113 años, muy cerca, en Carolina del Norte, Orville Wright fue el primer hombre en navegar el cielo en un avión muy pequeño. El 1903, el Wright Flyer estaba construido, principalmente, de madera y tela. Era tan pequeño que el hermano de Orville, Wilbur, no podía acompañar a su hermano durante el vuelo. Siempre estaba muy molesto por esto. El vuelo duró  tan solo 12 segundos, pero fue increíble.

Dicho vuelo fue un testamento al espíritu estadounidense. Ahora veo ese mismo espíritu en todas partes del país. Vi ese espíritu durante toda la campaña. Tenemos la mejor gente en todo el mundo. Tenemos el mejor espíritu, y vean todo lo que está ocurriendo en nuestro país, vean lo que está ocurriendo con los trabajos, con las fábricas que regresan a nuestro país. De repente, están regresando, y van a ser muy felices, créanme (aplausos). Van a estar muy, muy felices (aplausos).

Como su presidente voy a hacer todo lo que pueda para liberar la fortaleza del espíritu estadounidense y poner a trabajar a nuestro gran pueblo (aplausos). Este es nuestro mantra: comprar a los estadounidenses y contratar estadounidenses (aplausos).

Queremos productos hechos en los Estados Unidos, creados por manos estadounidenses. Probablemente ustedes  vieron el oleoducto Keystone que aprobé recientemente, y el Dakota, pues me  estoy preparando para firmar el proyecto de ley. También pregunté: ¿dónde se manufacturan estas pipas? Y me contestaron que no es aquí. Yo dije, esto está bien, pero – añada una oración que necesitan comprar acero estadounidense (aplausos). ¿Y saben qué? Así es como debe ser, y así va a ser. Vamos a pelear por cada empleo disponible para los estadounidenses

Hemos recorrido un largo camino desde los hermanos Wright y su primer vuelo, hace más de un siglo. Ahora este avión está hecho de fibra de carbono, tiene capacidad para 330 pasajeros, es 18 pies más largo que la versión anterior del 787, y puede volar durante medio día antes de tocar el suelo. Su nombre dice todo: Dreamliner [Nota: dream es “sueño” en inglés.] Gran nombre. Nuestro país hará los sueños una realidad.

En los últimos años, esto no ha sido el caso necesariamente, pero vamos a hacerlo otra vez. (Aplausos)

Esto es lo que hacemos en los Estados Unidos: soñamos con cosas, y las construimos. Convertimos visiones en realidad,  y vamos a hacer más de esto, créanme, en los próximos meses y años (aplausos).

También quiero decir algo a los miembros de las Fuerzas Armadas que están aquí con nosotros, en esta gran multitud  (aplausos).

Carolina del Sur tiene una larga y orgullosa tradición de historia militar. Saludamos a todas las familias militares de Carolina del Sur, y saludamos a todos los hombres y las mujeres en uniforme (aplausos).

Vamos a reconstruir nuestro ejército completamente; a propósito, ¿les importa si usamos los F-18 Super Hornets?, (aplausos) O solamente les importa… ¿que piensan ustedes?  Pues… (avión pasa volando)…pensaba que era un Super Hornet (risas). Estamos considerando un gran pedido, y vamos a ver cómo. El problema es que Dennis es un negociador muy, muy difícil (risas), pero creo que podemos hacerlo.

También estamos trabajado en el proyecto del Air Force One, lo que fue un proyecto muy difícil para administraciones anteriores, pero parece que nos estamos acercando (aplausos).

Nos aseguraremos que nuestros miembros del servicio militar tengan los herramientas, equipos, entrenamiento y recursos necesarios para realizar su trabajo (aplausos). Como dijo George Washington: Estar preparado para una guerra es la mejor manera de prevenirla. Y esto es realmente lo que es: La mejor manera de prevenir la guerra es estar preparado. Paz a través de la fuerza. Construiremos un poder militar tan grande – y vamos a hacerlo – que nadie se atreverá a desafiarlo, nadie (aplausos).

Nos vamos a asegurar de que nuestras Fuerzas Armadas tengan la última tecnología en su arsenal. Ahora no es así, pero será así muy, muy pronto. Créanme. Ustedes cumplen un papel importante en este esfuerzo.

Vamos a trabajar en todos los frentes  para los estadounidenses. Es nuestro enfoque, y lo quiero decir con fuerza, mi enfoque ha sido completamente sobre los empleos. El empleo es una de las principales razones por las que estoy aquí como su presidente, y nunca los decepcionaré. Créame. No los decepcionaré (aplausos).

Mi campaña se basó en la promesa de que yo haré todo lo que pueda para devolver estos trabajos a los Estados Unidos. Queremos hacerlo mucho más fácil – tiene que ser mucho más fácil fabricar en nuestro país y mucho más difícil dejar el país. No quiero compañías dejando nuestro país, haciendo su producto, vendiéndolo, sin impuestos, ni nada, despidiendo a sus empleados en nuestro país. Ahora no vamos a permitir esto, créanme. Habrá una penalización sustancial si una compañía despide a sus empleados y se muda a otro país para hacer sus productos, y crea que va a venderlo a través de lo que será una frontera muy, muy fuerte. Va a ser muy diferente, va a ser muy diferente (aplausos).

La industria estadounidense volverá. Y créanme, si nosotros – no yo, soy un mensajero – si no tuviéramos esta victoria, no estaríamos hablando de esto. Para lograr esa meta vamos a reducir masivamente los reglamentos que destruyen empleos – ya empezamos, ustedes lo han visto – y que envían nuestros trabajos a otros países. Vamos a reducir impuestos en empresas estadounidenses para que sea más barato y más fácil producir productos, y otras cosas hermosas como aviones, aquí en los Estados Unidos (aplausos).

Vamos a imponer, con mucha fuerza, nuestras reglas del comercio y parar las trampas de otros países. Trampas tremendas, trampas tremendas. Queremos productos hechos por nuestros trabajadores, en nuestras fábricas, con estas magníficas palabras: “Hecho en los Estados Unidos” (aplausos).

EL PÚBLICO: ¡Estados Unidos! ¡Estados Unidos! ¡Estados Unidos!

EL PRESIDENTE: Desde noviembre han surgido nuevos empleos.  Estamos viendo compañías que abren fábricas en los Estados Unidos, estamos reteniendo empleos en nuestro país. Ford, General Motors, Fiat-Chrysler, por nombrar unas pocas. Ya hay tantas, están reteniendo y devolviendo miles de trabajos a nuestro país, porque el clima de negocios, saben, ya ha cambiado.

En Arizona, Intel anunció que va a abrir una nueva fábrica que creará 10,000 trabajos estadounidenses. Están gastando miles de millones de dólares (aplausos).

Vamos a ver más y más de esto por todo el país mientras continuamos nuestro trabajo de reducir reglamentos, reducir impuestos – incluyendo para la clase media, para todos, incluso negocios – y crear oportunidades equitativas para todos nuestros trabajadores. Cuando hay oportunidades equitativas para todos, y he dicho esto por mucho tiempo, los trabajadores estadounidenses siempre, siempre, siempre ganarán. Pero, actualmente, no tenemos oportunidades equitativas  para todos. Muy pronto tendrán estas oportunidades nuevamente (aplausos), porque cuando ganan los trabajadores estadounidenses, ganan los Estados Unidos como país, ganan las ligas mayores.

Esto es mi mensaje el día de hoy. Los Estados Unidos va a empezar nuevamente a ganar – ganar como nunca, nunca antes. Ya no vamos a permitir que se aprovechen de nuestro país de ninguna manera o forma. Amamos a los Estados Unidos y vamos a protegerlo. Amamos a nuestros trabajadores, y vamos a protegerlos. Vamos a luchar por nuestros trabajos, vamos a luchar por nuestras familias, y vamos a luchar para tener más trabajos, y que sean trabajos más lucrativos para los leales ciudadanos de nuestro país. Créanme (aplausos).

Ustedes me han oído decir esto antes, y  lo diré otra vez: a partir de hoy, los Estados Unidos serán primero (aplausos). Trabajando juntos como una unidad, no hay nada que no podamos lograr – no hay tarea demasiado grande, ni sueño demasiado grande, ni meta más allá de nuestro alcance. Justo como ustedes construyeron este increíble avión – ambos aviones, si se ponen a pensar – vamos a reconstruir este país y asegurarnos de que cada comunidad olvidada tenga el brillante futuro que merece. Estas comunidades ya no son olvidadas, la elección lo aseguró (aplausos).

Pasaremos a nuestros hijos la libertad y la prosperidad que es su derecho de nacimiento. Nuestros hijos heredarán una nación que es fuerte, que es orgullosa y que es completamente libre, y cada uno de ustedes será parte de la creación de este nuevo futuro.

Quiero agradecerles a ustedes, Carolina del Sur. Quiero agradecer al gran pueblo de Carolina del Sur. Que Dios los bendiga, que Dios bendiga a los Estados Unidos, y que Dios bendiga a Boeing (aplausos).

Gracias a todos. Gracias.

 

FIN.

1:47 p.m. EST