Marcha por la Vida


Marcha por la Vida

Comentario del Vicepresidente Mike Pence

preparado para entregar

“En nombre de Presidente Donald Trump, mi esposa Karen, y nuestra hija Charlotte,  es un placer invitarles a Washington, D.C., para la 44a Marcha anual por la Vida.

Me hizo sentir una gran humildad para ser el primer vicepresidente de los Estados Unidos que tenga la privilegia para asistir esta reunión histórico.

Hace mas de dos cientos y cuarenta años, nuestros Fundadores escribieron palabras que se han repetido durante las épocas.

Declararon: “estas verdades son evidentes en sí mismas: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre éstos están la vida, la libertad y la búsqueda de la Felicidad.”

Hace cuarenta y cuatro años, la Corte Suprema dio la espalda al primero de estos ideales eternos.

Pero hoy, tres generaciones a causa de eso, gracias a ustedes, y a quienes nos apoyan en marchas como esta, la vida esta ganando en los Estados Unidos una vez más.

Es evidente en la elección de una mayoría pro-vida en el Congreso de los Estados Unidos.

Pero no es más evidente que la elección histórica de un presidente quien apoya un Estados Unidos más fuerte, más próspero, y un presidente quien yo digo con orgullo, apoya el derecho de la vida – Presidente Donald Trump.

El Presidente Trump me pidió estar aquí hoy para agradecerles por su apoyo y por su defensa de la vida y por su compasión a las mujeres y los niños de este país.

Hace una semana, en los escalones del Capitolio, vimos la toma de posesión del 45 Presidente de los Estados Unidos. Nuestro Presidente es un hombre con hombros anchos y un corazón grande. Su visión, energía, y optimismo son ilimitados, y yo sé que él va Mejorar América Una Vez Más.

Desde su primer día en oficina, él ha estado cumpliendo promesas al pueblo estadounidense.

Y en 1600 Avenida de Pennsylvania, estamos en el negocio de cumplir promesas.

Por esa razón, el lunes pasado, Presidente Trump restableció la póliza “Mexico City” para prevenir que la ayuda extranjera financie las organizaciones que promuevan o practiquen el aborto.

Por esa razón, esta administración trabajará con el Congreso para terminar la financiación de los contribuyentes para el aborto y los proveedores de servicios de aborto, y dedicaremos estos recursos a servicios de salud para mujeres a través de Estados Unidos.

Y es por esa razón, la semana que viene, Presidente Donald Trump anunciará un candidato para la Corte Suprema que defenderá las libertades divinas consagradas en nuestra Constitución, en la tradición del gran Juez Antonin Scalia.

La vida esta ganando en Estados Unidos. Y hoy es una celebración del progreso que hemos hecho por esa causa.

Como ustedes saben, yo he creído por mucho tiempo que una sociedad puede ser juzgada por la manera que cuidamos a los más vulnerables de nosotros – los ancianos, las personas enfermas, las personas discapacitados, y los nonatos.

Hemos llegado a un momento histórico en la causa de la vida, y necesitamos afrontar este momento con respeto y compasión para todos los estadounidenses.

La vida está ganando en Estados Unidos por muchas razones.

La vida está ganando por el constante avance de la ciencia que indica cuando empieza la vida de una persona.

La vida está ganando por la generosidad de millones de familias adoptadas, quienes abren sus corazones y hogares a los niños necesitados.

La vida está ganando por la compasión de los cuidadores y voluntarios en los centros de crisis para mujeres embarazadas y las organizaciones religiosas en las ciudades y pueblos a través del país.

Y la vida está ganando por los consejos tranquilos entre madres e hijas, abuelas y nietas, entre amigas en las mesas en las cocinas, y en tomando café en los campus universitarios, la verdad está dicha y la compasión está superando la conveniencia, la esperanza está derrotando la desesperación.

En una palabra, la vida está ganando en Estados Unidos gracias a ustedes.

Pues les insto a continuar.

Como es escrito, “Vuestra bondad sea conocida de todos los hombres.” Que este movimiento sirva como un recordatorio de amor en vez de ira – de compasión, no confrontación. Cuando se trata de cuestiones del corazón, no hay nada más fuerte que la bondad.

Creo que continuamos a ganar los corazones y las mentes de la generación joven si nuestros corazones se rompen primero por las madres jóvenes y los niños nonatos y hagamos todo que podamos para encontrarlos en un punto medio con generosidad, no juicio.

Para curar nuestra patria y restaurar una cultura de vida, necesitamos continuar siendo un movimiento que abraza a todos y cuida a todos, por la dignidad y el valor de cada persona.

Consagrado en las paredes de la Memorial de Presidente Jefferson están las palabras de nuestro tercer presidente, quien amonestó a nosotros a recordar que “Dios quien nos dio la vida, nos dio libertad.”

En nombre del Presidente de los Estados Unidos, y mi pequeña familia, les agradecemos por su apoyo de la vida, su compasión y por su amor para las mujeres y niños de esta patria.

Les aseguro que no nos cansaremos. No vamos a descansar hasta que restauremos una cultura de vida para nosotros y nuestra posteridad.

Que Dios les bendiga, y que Dios bendiga a los Estados Unidos de América.