Temas

Plan de energía ‘Estados Unidos primero’

Energía juega un papel esencial en las vidas americanas y la economía del mundo entero. La administración de Trump está comprometido con políticas de energía que bajan los precios de energía para los americanos trabajadores y que usan los recursos americanos, liberándonos de nuestra dependencia de petróleo extranjero.

Por demasiado tiempo, regulaciones de nuestra industria de energía nos han retenido. Presidente Trump está comprometido con eliminando políticas dañosas y no necesarias como el Plan de Acción Climática y Aguas de Los EEUU. Eliminar estas restricciones ayudaría trabajadores americanos, aumentando salarios por más que $30 billones en los próximos 7 años.

Buenas políticas de energía están creados con el conocimiento que tenemos aquí en los EEUU enormes reservas de energía todavía no explotadas. La administración de Trump fomentará la revolución de petróleo de esquisto bituminoso y gas para crear puestos de trabajo para millones de americanos. Necesitamos aprovechar de los $50 trillones de reservas de petróleo de esquisto bituminoso, petróleo y gas natural no explotadas, especialmente las que están en tierras federales que son propiedad de los ciudadanos americanos. Necesitamos usar los ingresos de la producción de energía para reconstruir nuestras calles, escuelas, puentes e infraestructura pública. Energía que cuesta menos va a ayudar la agricultura americana también.

La administración de Trump también está comprometida con tecnología de carbón limpia y con reanimando la industria de carbón, que ha estado deteriorando por demasiado tiempo.

Además de ayudar nuestra economía, aumentar la producción de energía doméstica es bueno para la seguridad nacional de los EEUU. Presidente Trump está comprometido con realizando independencia de OPEP y naciones hostiles a nuestros intereses. Al mismo tiempo, vamos a trabajar con nuestros aliados en el Golfo Persa para desarrollar relaciones positivas con respeto a energía como parte de nuestra estrategia antiterrorista.

Finalmente, nuestra necesidad de energía necesita ir junto con una administración responsable del medioambiente. Proteger el aire limpio y el agua potable, conservar nuestros hábitats naturales y preservar nuestras reservas naturales y recursos continuará siendo una prioridad. Presidente Trump reenfocará la EPA en su misión esencial de proteger nuestro agua y aire.

Un futuro promisorio depende de políticas de energía que estimulan a la economía, garantizan nuestra seguridad y protegen nuestra salud. Bajo la administración de Trump y sus políticas de energía, ese futuro puede volverse en una realidad.

Política Exterior ‘Estados Unidos primero’

El gobierno del Presidente Trump está comprometido con una política exterior centrada en los intereses americanos y la seguridad nacional americana.

La paz a través de la fortaleza estará en el centro de esa política exterior. Este principio hará posible un mundo estable, más pacífico, con menos conflictos y más intereses comunes.

Derrotar a ISIS y otros grupos terroristas islámicos radicales será nuestra prioridad principal. Para derrotar y destruir a estos grupos, emprenderemos agresivas operaciones militares conjuntas y de coalición cuando sea necesario. Además, el gobierno del Presidente Trump trabajará con socios internacionales para cortar la financiación de los grupos terroristas, ampliar el intercambio de inteligencia y participar en la ciberguerra para interrumpir y desactivar la propaganda y el reclutamiento.

A continuación, reconstruiremos las fuerzas armadas americanas. Nuestra Armada se ha reducido de más de 500 buques en 1991, a 275 en 2016. Nuestra Fuerza Aérea es aproximadamente un tercio más pequeña que en 1991. El Presidente Trump está comprometido a revertir esta tendencia, porque sabe que nuestro dominio militar debe ser incuestionable.

Finalmente, al perseguir una política exterior basada en los intereses americanos, abrazaremos la diplomacia. El mundo debe saber que no vamos al extranjero en busca de enemigos, que siempre nos alegramos cuando viejos enemigos se hacen amigos y cuando viejos amigos se convierten en aliados.

El mundo será más pacífico y más próspero con Estados Unidos más fuerte y más respetado.

Recuperación del empleo y el crecimiento

Desde la recesión de 2008, los trabajadores y empresas estadounidenses han sufrido la más lenta recuperación económica desde la Segunda Guerra Mundial. Los Estados Unidos perdieron cerca de 300.000 empleos manufactureros durante este período, mientras que la proporción de estadounidenses en la fuerza laboral cayó a niveles no vistos desde la década de 1970, la deuda nacional se duplicó y la clase media se redujo. Para volver a encarrilar la economía, el Presidente Trump ha delineado un plan audaz para crear 25 millones de nuevos empleos en Estados Unidos en la próxima década y regresar al 4 por ciento de crecimiento económico anual.

El plan comienza con una reforma tributaria en favor del crecimiento para ayudar a los trabajadores y negocios estadounidenses a mantener más de los ingresos logrados. El plan del presidente reducirá las tasas para los estadounidenses a todo nivel fiscal, simplificará el código tributario y reducirá la tasa corporativa estadounidense, que es una de las más altas del mundo. La reparación de un código tributario anticuado, demasiado complejo y demasiado oneroso dará rienda suelta a la economía de los Estados Unidos, creando millones de nuevos empleos y estimulando el crecimiento económico.

Como creador de empleo y empresario de experiencia, el Presidente también sabe lo importante que es sacar a Washington del camino de los negocios, empresarios y trabajadores pequeños. Sólo en 2015, las regulaciones federales le costaron a la economía estadounidense más de $2 trillones. Es por eso que el Presidente ha propuesto una moratoria a las nuevas regulaciones federales y está ordenándoles a los jefes de las agencias y departamentos federales que identifiquen las regulaciones que deben ser derogadas.

Con décadas de experiencia en los negocios, el Presidente también entiende lo crítico que es negociar los mejores acuerdos comerciales posibles para los Estados Unidos. Al renegociar los acuerdos comerciales existentes y adoptar una postura firme con respecto a acuerdos futuros, nos aseguraremos de que estos traigan empleos bien remunerados a nuestras costas y apoyen la columna vertebral de nuestra economía: las manufacturas. El Presidente planea mostrarles a los socios comerciales de Estados Unidos nuestra resolución asegurando que haya consecuencias para aquellos países que se involucren en prácticas comerciales ilegales o injustas que perjudiquen a los trabajadores estadounidenses.

Acompañando y apoyando a los trabajadores y negocios de Estados Unidos, las políticas del Presidente darán rienda suelta al crecimiento económico, crearán 25 millones de nuevos empleos y ayudarán a que América Vuelva a Ser Grande.

Haciendo que nuestros militares sean fuertes otra vez

Nuestros hombres y mujeres en uniforme son la mayor fuerza de combate en el mundo y los guardianes de la libertad americana. Es por eso que la Administración Trump reconstruirá nuestro ejército y hará todo lo posible para asegurarse de que nuestros veteranos reciban el cuidado que merecen.

Nuestro ejército necesita todas las ventajas a su disposición para defender a los Estados Unidos. No podemos permitir que otras naciones sobrepasen nuestra capacidad militar. La Administración Trump mantendrá el nivel más alto de preparación militar.

El Presidente Trump pondrá fin al secuestro de la defensa y presentará un nuevo presupuesto al Congreso, describiendo un plan para reconstruir nuestro ejército. Proporcionaremos a nuestros líderes militares los medios para planificar nuestras futuras necesidades de defensa.

También desarrollaremos un sistema de defensa antimisiles de vanguardia para protegernos de los ataques basados en misiles de estados como Irán y Corea del Norte.

La guerra cibernética es un campo de batalla emergente, y debemos tomar todas las medidas para salvaguardar nuestros secretos y sistemas de seguridad nacional. Haremos que sea una prioridad desarrollar capacidades cibernéticas defensivas y ofensivas en nuestro Comando Cibernético de Estados Unidos, y reclutar a los mejores y más brillantes americanos para servir en esta área crucial.

Nunca olvidemos que nuestro ejército está compuesto por gente heroica. También debemos asegurarnos de que tenemos el mejor cuidado médico, educación y apoyo para nuestros miembros del servicio militar y sus familias, tanto cuando sirven como cuando regresan a la vida civil.

Conseguiremos a nuestros veteranos el cuidado que necesitan dondequiera y cuando lo necesitan. No debería haber más unidades largas. No más listas de espera o la programación de backlogs. No más burocracia excesiva. Sólo el cuidado y el apoyo que nuestros veteranos han ganado a través del sacrificio y el servicio a nuestro país. La Administración Trump transformará el Departamento de Asuntos de Veteranos para satisfacer las necesidades de los miembros del servicio del siglo XXI y de nuestras mujeres veteranas. Nuestras reformas comenzarán con el despido de los corruptos e incompetentes ejecutivos de VA que dejaron a nuestros veteranos caer, modernizando la burocracia y capacitando a los médicos y enfermeras para asegurar que nuestros veteranos reciban la mejor atención disponible de manera oportuna.

Bajo la Administración Trump, los Estados Unidos cumplirá sus compromisos con nuestros veteranos.

Apoyo de los defensores del orden público

Uno de los derechos fundamentales de todo Americano es vivir en una comunidad segura. La administración Trump le dará poder a los oficiales encargados de hacer cumplir las leyes para que hagan su trabajo y mantengan nuestras calles libres de crimen y violencia. La administración Trump será una administración de ley y orden. El presidente Trump honrará a los hombres y mujeres que llevan nuestro uniforme y apoyará su misión protectora del público. El peligroso ambiente contra la policía está mal. La administración Trump lo terminará.

La administración Trump se compromete a reducir los crímenes violentos. En 2015, los homicidios incrementaron en un 17% en América en las cinco ciudades más grandes. Ese ha sido el incremento más alto en 25 años. En nuestra capital, las muertes violentas aumentaron un 50 por ciento en los últimos cuatro años. Hubo miles de tiroteos en Chicago solo el año pasado.

Nuestro país necesita más orden púbico, más participación comunitaria y mayor efectividad policial.

Nuestro trabajo no es hacerle la vida más cómoda al manifestante, al saqueador o al alterador violento del orden público. Nuestro trabajo es hacerles la vida más cómoda a los padres que desean que sus hijos puedan caminar las calles con seguridad. O al ciudadano de edad que espera el bus. O al niño que camina a casa de la escuela.

Apoyar a los estamentos de seguridad significa apoyar la habilidad de nuestros ciudadanos para protegerse ellos mismo. Nosotros apoyaremos la segunda enmienda de la constitución a todo nivel de nuestro sistema judicial.

El presidente Trump está comprometido en la construcción de un muro fronterizo que detenga la inmigración ilegal, detenga las pandillas y la violencia, y detenga el flujo de drogas que entra a nuestras comunidades. Él está dedicado a hacer cumplir las leyes fronterizas, terminar las ciudades-santuario y detener la ola de ilegalidad asociada con la inmigración ilegal.

El apoyo a los agentes del orden también significa deportar a los extranjeros ilegales que tengan pasados judiciales y permanezcan dentro de nuestras fronteras.

Es la primera obligación del gobierno mantener la seguridad del inocente, y el presidente Donald Trump luchará por la seguridad de todo americano, y especialmente por esos americanos que no saben lo que es un vecindario seguro desde hace mucho tiempo.

Acuerdos comerciales que funcionen para todos los americanos

Durante demasiado tiempo, los americanos se han visto obligados a aceptar acuerdos comerciales que ponen los intereses de las personas con una posición privilegiada y de la élite de Washington por delante de los hombres y mujeres trabajadores de este país. Como resultado, los pueblos y ciudades de trabajadores han visto cómo se cierran sus fábricas y los trabajos bien pagados se trasladan al extranjero, mientras que los americanos enfrentan un creciente déficit comercial y una devastada base manufacturera.

Con toda una vida de experiencia en negociaciones, el Presidente entiende lo crítico que es poner a los trabajadores y empresas americanos en primer lugar en lo que se refiere al comercio. Con acuerdos rigurosos y justos, el comercio internacional puede utilizarse para hacer crecer nuestra economía, devolver millones de empleos al territorio de los Estados Unidos y revitalizar las comunidades de nuestra nación que están sufriendo.

Esta estrategia comienza con la retirada de la Asociación Transpacífica y asegurarse de que cualquier nuevo acuerdo comercial sea en interés de los trabajadores estadounidenses. El Presidente Trump está comprometido a renegociar el TLCAN. Si nuestros socios rechazan una renegociación que proporcione a los trabajadores americanos un trato justo, el Presidente dará aviso de la intención de Estados Unidos de retirarse del TLCAN.

Además de rechazar y reelaborar las negociaciones comerciales fallidas, Estados Unidos adoptarán medidas duras contra las naciones que violan los acuerdos comerciales y perjudican a los trabajadores americanos en el proceso. El Presidente ordenará al Secretario de Comercio que identifique todas las violaciones comerciales y que utilice todos los instrumentos a disposición del gobierno federal para poner fin a estos abusos.

Para llevar a cabo su estrategia, el Presidente está nombrando a los más rigurosos e inteligentes para su equipo de comercio, asegurando que los americanos tengan los mejores negociadores posibles. Durante demasiado tiempo, los acuerdos comerciales han sido negociados por y para los miembros de los grupos de poder en Washington.

El Presidente Trump se asegurará de que, bajo su supervisión, las políticas comerciales sean implementadas por y para el pueblo, y que pongan a Estados Unidos en primer lugar.

Al luchar por acuerdos comerciales justos pero rigurosos, podemos traer empleos al territorio de los Estados Unidos, aumentar los salarios y apoyar a la industria americana.